Jesús

Basilio de Cesarea y el joven rico

Basilio de Cesarea y el joven rico

Una homilía de Basilio de Cesarea basada en Mateo 19:16-30, el encuentro entre Jesús y el joven rico. Vale la pena leer prédicas muy antiguas (del IV siglo) para primero conocer la rica herencia de la tradición cristiana que tenemos y luego, esforzarnos para conectarnos con nuestro pasado ahora en el presente.

La teología sistemática y la vida de Jesús

La teología sistemática y la vida de Jesús

¿Queda corta la teología sistemática para ordenar las doctrinas bíblicas? Si esperáramos conocer a Dios sólo a través de un estudio profundo de la teología sistemática, quedaríamos con un cristianismo muy intelectual pero poco íntegro. Entenderíamos el cristianismo como un sistema de creencias o doctrinas que sí muestra un todo coherente, pero de nada nos serviría la sistematización de la teología si no somos capaces de superar las falencias de la misma. 

La tristeza de Navidad

La tristeza de Navidad

Es costumbre hacer regalos en navidad. Muchos regalos. Toneladas de papel pintado, kilómetros de hilo y de lazos dorados, tarjetones enormes que sirven de felicitación. Queremos así saldar nuestras dudas de gratitud con aquellas personas a quienes algún favor. Pero esto es muy fácil, demasiado cómodo. A un cristiano se le exige mucho más. Tiene la obligación, no de hacer regalos, sino de convertirse él en regalo, de convertirse en don. Hacer de su vida una entrega sin reservas. Para todos. Porque todos los hombres son sus acreedores. Porque el cristiano ha de sentirse deudor para con todos sus semejantes. 

El Cristo cósmico

El Cristo cósmico

Este mes tuve el privilegio de compartir con estudiantes universitarios del noreste argentino en el encuentro regional de ABUA.

La Asociación Bíblica Universitaria Argentina es un movimiento estudiantil cristiano con el propósito de compartir un mensaje de vida plena de Jesús en las universidades y centros de estudio del país.

¿A qué vino Jesús?

¿A qué vino Jesús?

Somos cristianos. Somos cristianos porque seguimos a Jesús. Si él es la cabeza, nosotros somos su cuerpo. Debemos continuar lo que él comenzó mientras estuvo acá en la tierra. Debemos continuar su ministerio, un ministerio coherente con la vida y obra de Jesús.